Una obra familiar que cuenta y canta a Gabriela Mistral, con su vida, creación y visiones. Cuarto estreno de la compañía Teatro de Ocasión, dirigido por Tita Iacobelli.

La compañía Teatro de Ocasión tomó el desafío de presentar a Gabriela Mistral a un público que posiblemente no ha leído sus textos ni visto su cara en un billete, porque son demasiado pequeños para hacerlo. 

En Lucila, luces de Gabriela, Mistral aparece de distintas formas, para perfilar a “una mujer que creció tanto, tanto, que no cabía en su país, y tuvo que partir al viaje siguiendo su anhelo de ver, comprender, transformar y sembrar al mundo”, cuentan la directora Tita Iacobelli y la actriz María Fernanda Carrasco.

¿Qué veían sus ojos? El montaje, coproducido por GAM, sigue a Mistral a través de preguntas, explorando su vida, obra y miradas. Busca retratar así su humanidad y la manera en que su vida repercutió en otras vidas, seguir el viaje de su corazón. Artesanía en movimiento, objetos, juego actoral y música en vivo se unen en esta obra familiar que incluye sutiles guiños de las reversiones de cuentos clásicos escritos por Mistral.

Lucila, luces de Gabriela propone en su título lo luminoso, tanto porque refiere a la inspiración y lucidez de la escritora que la inspira, como a la intención de la compañía de dar nuevas luces sobre ella.

Creación e interpretación: María Fernanda Carrasco y César Espinoza
Dirección: Tita Iacobelli
Asistencia de dirección: Belén Abarza
Composición y dirección musical: Simón González
Diseño de iluminación y espacio escénico: Belén Abarza
Diseño y realización de vestuario: Daniel Bagnara
Diseño sonoro: Daniel Pierattini

PUBLICACIONES