Pieza de danza contemporánea que pone en relación un cuerpo en movimiento con diversas manifestaciones de nuestra cultura contemporánea, como discursos filosóficos, referentes populares y acontecer político.

La obra expone la idea que el cuerpo no para de sentir ni de moverse, y en tono de sátira, traspasa la pregunta por el cuerpo en movimiento desde la escena al espectador, quien ve la pieza y reacciona con su propia lectura.
La pieza, creada por Luis Moreno, intenta encontrar un punto de comunicación entre ciertas referencias populares y la danza. Es así como lo televisivo o la imagen deportiva es contrastada con el signo corporal en movimiento propio de la danza. También los discursos políticos o una imagen de protesta.
El exceso del cuerpo es llevado al extremo en formas y posibilidades, explorando los infinitos modos en que este adquiere relevancia: el cuerpo que toca, salta, cae, se golpea, baila, se desplaza y confronta. 

Dirección: Luis Moreno
Intérpretes: Luis Moreno, Nachopeztaña, Javier Muñoz
Audiovisual: Nachopeztaña
Iluminación y sonido: Javier Muñoz
Producción: Felipe Reyes
Fotografías: Adriana Nogueira, Fabián Cambero

Logos