Gabriela Mistral

“Jugad, no quiero ser un nicho quieto”, escribió la Premio Nobel. Y en el centro cultural que lleva su nombre, su legado se mantiene vivo de infinitas maneras. En GAM, la poeta ha protagonizado obras de teatro, danza y conciertos musicales. Ha enseñado su pedagogía a través de seminarios y conversatorios, y ha marchado por la Alameda, como una ciudadana más, para luchar por la igualdad de género.

Crédito imagen: María Bunster.

Te Puede Interesar