Una de las comunidades más grandes del GAM, que por el estilo “callejero” con el que funcionan, son las que mejor se adaptan a cualquier rincón del edificio con tal de practicar sus coreografías que van desde el twerking, pasando por el break dance, el hip hop, el pop y tantos estilos más.