Las raíces latinoamericanas se ven presentes en la Plaza Zócalo por medio de una variedad de bailes latinos que nuestro público practica efervescentemente.