• World Voice

World Voice llega por primera vez al país para dar clases de canto a niños de colegios de Puente Alto y capacitar a sus profesores de música, gracias a una alianza entre el British Council, Fundación Belén Educa y GAM. 

Como todo buen desafío, World Voice viene en etapas.  La primera  se trabaja con 50 niños menores de 11 años, los que  participan en la formación de un coro junto a sus profesores. Todos provenientes de colegios de Puente Alto, pertenecientes a la Fundación Belén Educa. El proceso finaliza con un gran concierto en GAM, que integra  canciones internacionales y del folclore local.

El músico inglés Richard Frostick es el profesor líder de esta primera etapa y también de las dos que vendrán. Frostick llega a Chile para traer World Voice, proyecto del British Council que a través del canto busca el desarrollo de habilidades que contribuyan a la formación y fortalecimiento del aprendizaje en todos los ámbitos –no sólo musical- de niños y niñas. 

“El canto es un modo universal de expresión y comunicación. A través del canto podemos ser educados acerca de todos los aspectos de la música y encontrar la manera de dar sentido a nuestras vidas espirituales y emocionales. Cantar es también un medio probado para mejorar el aprendizaje a través del currículo, especialmente en la alfabetización y la enseñanza de otros idiomas”, dice Frostick.

La cooperación internacional es parte clave del programa, que ya se ha realizado en Reino Unido, Francia, Argentina y países del Sudeste Asiático, Medio Oriente y África del Norte. Esta es la  primera vez que el programa llega a Chile, gracias a una alianza entre el British Council, Fundación Belén Educa y GAM.

En experiencias anteriores, el programa ha trabajado con niños de familias en dificultades y con profesores ciegos. “No estamos buscando ningún perfil concreto de alumno. Nuestro objetivo es involucrar a los niños de todo el espectro social y económico y de todos los niveles, incluidos los que tienen necesidades particulares de aprendizaje. ¡El canto es para todo el mundo y todo el mundo puede hacerlo!”, cuenta Frostick.

Para asegurar la entrega de herramientas que enriquezcan el aprendizaje de los niños, los profesores son figuras claves del programa. Por eso la segunda y tercera etapa de World Voice están orientadas a ellos. En julio se realizará una capacitación docente de cinco días para  30 profesores de música.  Entre ellos, se seleccionará a un grupo que completará su entrenamiento en octubre, con lo que obtendrán la certificación en el método World Voice.