• Funciones distendidas

Obras de teatro y danza son ligeramente modificadas para acercar las artes escénicas a personas en situación de discapacidad cognitiva.  Son las funciones distendidas, una iniciativa de GAM donde las familias podrán disfrutar tranquilamente de los espectáculos y entrar y salir de la sala si lo necesitan.

Las funciones distendidas, o relax performances, llegan por primera vez en Chile para acercar las artes escénicas a personas en situación de discapacidad cognitiva que hoy no pueden disfrutar de eventos culturales.

En GAM, algunas obras de teatro o danza, son modificadas en varios aspectos para brindar mayor acceso a un público que quizás hoy se siente excluido de las salas de teatro. Se cambia la iluminación original, se atenúa el sonido, se capacita a los artistas y personal, se deja la puerta abierta en función y se instala un espacio de descanso fuera de sala.

Estas y otras modificaciones técnicas y espaciales se han diseñado para mejorar la experiencia del público con trastorno de aprendizaje, de psicomotricidad, de espectro autista o con necesidades especiales en la comunicación.

Además, en función no se requiere absoluto silencio, y el público recibe información previa de GAM, sus accesos, cómo son las salas, con qué se encontrarán, dónde se ubican los servicios higiénicos, etc.; todo para evitar incomodidades y ansiedad. Así se genera un espacio donde las familias pueden disfrutar tranquilamente del teatro, sabiendo que podrán salir o entrar en caso de que lo necesiten.

Derecho y acceso

GAM trae este tipo de experiencias, que son una tendencia mundial, para dar un paso más adelante en temas de inclusión. La idea es hacerse cargo de la Convención de los Derechos de las Personas con Discapacidad de la ONU que dice: “Los Estados reconocen el derecho de las personas con discapacidad a participar, en igualdad de condiciones con las demás, en la vida cultural asegurando que las personas con discapacidad tengan acceso a material cultural en formatos accesibles”.

Para Pamela López, directora de programación y audiencias de GAM, “estamos comprometidos con poder iniciar en Chile esta tendencia. Es fundamental que podamos brindar acceso a la cultura para todo tipo de públicos incluyendo iniciativas más permanentes como oferta. Esperamos que ellos y sus familias se sientan acogidos y pueden disfrutar tranquilamente de nuestras actividades culturales".

Ya se han realizado dos funciones piloto gratuitas en junio y julio con las obras Pescador y VaLlena 52, respectivamente, y en conjunto con la Corporación X-Frágil (institución que vela por personas que presentan este síndrome y que tienen problemas socio-emocionales de distinta severidad).

Tanto el público, como los mismos artistas, han reaccionado con mucha emoción por esta iniciativa: “Hacer estas funciones es una idea fantástica, maravillosa para nosotros, porque nuestros hijos están privados de este tipo de actividades. Un niño x frágil se pone muy ansioso con muchas cosas y no habíamos tenido en Chile la oportunidad de que nuestros hijos accedan al teatro. Y como padres también no hemos tenido que privar de asistir a una función. Una experiencia muy novedosa e innovadora que abre un importante espacio”, comentó Paula Tapia, miembro de la Corporación X Frágil y madre de un niño con este síndrome.

Santiago Tobar, director de la compañía Silencio blanco: “Desde el minuto que nos invitaron a participar de esta experiencia, fue para nosotros como un sueño. Fue muy grato sentirnos nosotros también vulnerables en escena, y después de 8 años de trabajo, creo que por primera vez que siento tanta tranquilidad, fue muy bello. El público fragilizó y humanizó toda la obra”.

La próxima función distendida será la primera abierta a todo tipo de público y se llevará a cabo el 17 de noviembre con la obra Danzas aladas de la compañía Aranwa.

PUBLICACIONES