Obra de la compañía Teatro Persona que investiga en la oscuridad biológica, cultural y teatral. Un montaje que revisa el juicio contra los brujos de Chiloé en 1880 e incluye audiodescripción. Dirige Ignacia González.

Voy a ver una obra. Esa es la típica frase que dice alguien que va al teatro. Pero los que vengan a Punto ciego, por momentos no verán nada. Esta creación de la compañía Teatro Persona cuestiona la dependencia existencial que tenemos de las imágenes y la visión a través de una investigación sobre la oscuridad. ¿Es ver sinónimo de conocer?

En la puesta en escena dirigida por Ignacia González la oscuridad guía todo: escenografía, vestuario, iluminación, humor, sonido, interpretación y tema. Porque la obra se articula en torno al juicio que el estado hizo contra los brujos de Chiloé en 1880, abordando una zona oscura de nuestra historia.

Punto ciego plantea la ceguera biológica como una cultura, valorando su diferencia y entendiendo que tiene su propia forma de percibir y habitar el mundo. Para crearla la directora investigó teoría, hizo entrevistas, entrenamiento de actores y un laboratorio para ciegos. Una persona ciega que participó en el laboratorio es parte del elenco.

Dramaturgia Colectiva
Compañía Teatro Persona
Dirección Ignacia González
Elenco Lorenzo Morales, Heidrun Breier, Francisca Traslaviña, Alejandro Ferreira y Camilo Navarro
Audio descriptora Heidrun Breier
Dramaturgista Tomás Henríquez
Diseño integral Gabriela Torrejón
Diseño sonoro Fernando Matus de la Parra
Diseño audiovisual Gonzalo Maruri
Diseño gráfico María Cristo
Fotografía Carlos Martínez
Comunicación y prensa Lía Alvear
Producción Melisa Lantadilla

Este montaje tiene la colaboración de FITAM y Goethe Institut Chile.

PUBLICACIONES