Obra del sueco Marcus Lindeen, que retrata el encuentro real entre dos hombres que han transitado por distintos géneros a lo largo de sus vidas. Un estreno que indaga en la identidad y su búsqueda, interpretado por Alfredo Castro y Rodrigo Pérez. Dirige Víctor Carrasco.

Es verano del 2006 en Suecia. Orlando y Mikael están por primera vez uno frente al otro. Tienen más de 60 años y una conversación por delante sobre lo que, para su sorpresa, comparten: Ambos han transitado por distintos géneros a lo largo de sus vidas. La transcripción de esa primera conversación entre ellos es el texto de Los arrepentidos, del artista, escritor y director sueco Marcus Lindeen. La obra llega a Chile en una coproducción de GAM y el Teatro de la Palabra, dirigida por Víctor Carrasco.

Orlando y Mikael son dos adultos mayores que en ese primer encuentro hablan de los diferentes momentos, circunstancias y motivaciones de sus operaciones de cambio de sexo, de la vida antes y después de ellas, y de lo que hizo que ya no quisieran vivir como mujeres. “¿Necesitas tener un pene nuevo? ¿No puedes vivir tal como eres? Sigues siendo tú con o sin pene”, dice uno de ellos. Son dos personas diferentes, que hablan sobre sus vidas, problemas, estrategias, recuerdos, reflexiones y sueños. Desde cómo eligieron su nombre de mujer a las técnicas que usaban para ocultar que nacieron como hombres.

Hace más de 15 años que una obra no reunía en su elenco a estos dos grandes del teatro chileno: Rodrigo Pérez y Alfredo Castro. Alfredo interpreta acá a Orlando, un joven gay que creció cuando era ilegal serlo y que en 1967 decidió operarse, siendo uno de los primeros cambios de sexo en Suecia. Rodrigo interpreta a Mikael, quién lo hizo cuando ya tenía más de 50. Ambos son personajes que asfixiados por no calzar en las concepciones restringidas de género, eligieron probar uno de los binarios y después de un tiempo intentan cambiar otra vez.

Víctor Carrasco estaba investigando el tema trans cuando dio con la obra, le escribió al autor y se pasó esa noche en vela leyéndola. Inmediatamente decidió hacerla. “Lo que me pareció súper transgresor es que abría una puerta hacia algo que es casi tabú, porque al iniciar un camino, pareciera que es un camino sin retorno. Y la obra trata de la búsqueda de la identidad como un proceso que no se termina. No es sobre el ensayo y error, sino sobre que hay otras formas de búsqueda. Y lo hace con honestidad, porque ellos no están modificando su discurso para parecer súper progres, porque son personas comunes y corrientes que toman una decisión tan compleja y son capaces de replantearse la vida”, dice Víctor.

La obra va revelando cambios de épocas sociales y personales, que se reflejan incluso en fotos reales de Orlando Y Mikael que forman parte del montaje.

Los arrepentidos ha sido traducida al francés, alemán, noruego, inglés y español. Además existe un documental homónimo, también de Marcus Lindeen.

Autor: Marcus Lindeen
Traducción: Constanza Brieba
Dirección y diseño de espacio: Víctor Carrasco
Asistencia de dirección: David Gaete 
Elenco: Alfredo Castro y Rodrigo Pérez
Diseño de iluminación: Andrés Poirot
Diseño audiovisual: Javier Pañella y Nicole Senerman
Diseño sonoro: Daniel Marabolí
Composición musical: Fernando Milagros y Diego Perinetti
Producción ejecutiva: Bárbara Nash
Producción en terreno: Manuel Morgado
Fotografía: Alejandro Bustos

ESTA ES UNA COPRODUCCIÓN GAM—TEATRO DE LA PALABRA

Logos Los arrepentidos

PUBLICACIONES