Rodrigo Pérez toma el monólogo de la mujer de un desaparecido, para que cuatro actores cuenten su reclamo sin encarnarla a ella. Un estreno que se centra en la palabra y su sonido, para realzar la poesía del texto.

Una mujer se para frente al público para exigir que le devuelvan a su compañero desaparecido y reclamarles por su indolencia ante la injusticia. Eso propone Diatriba de la empecinada, obra que Juan Radrigán escribió el 2004. Y eso es lo que se dice en este estreno de Rodrigo Pérez, pero no lo que se ve en escena.

DIATRIBA, “el desaparecido” de Juan Radrigán, es una obra que narra el texto original, incluso con las instrucciones del autor. Así la línea “Entra una mujer – Victoria-. Observa al público durante un instante” no es interpretada, sino que dicha, y no solo una vez. En esta creación el monólogo original está en boca de Catalina Saavedra, Marcela Millie, Guillermo Ugalde y Marco Rebolledo, quienes cuentan el texto en vez de encarnarlo. Que lo dicen y retroceden y lo repiten e incluso lo cantan acompañados de instrumentos. Es una narración musical, con particular cuidado en sus ritmos y sonoridades, que busca así penetrar y realzar el sentido poético del texto.

Rodrigo Pérez ha trabajado dos veces este texto de Radrigán, creando dos obras diferentes. La primera fue el 2009 en Diatriba de la Victoria, obra que incluía además un discurso de Allende y un poema de Roberto Aceituno. 

Dirección: Rodrigo Pérez
Elenco: Catalina Saavedra, Marcela Millie, Guillermo Ugalde, Marco Rebolledo
Diseño de escenografía y vestuario: Catalina Devia
Diseño de iluminación: Andrés Poirot
Fotografía: Roberto Contador
Producción: Maritza Estrada

*Conversatorio postfunción el domingo 10 de septiembre
Entrevista al director y al elenco. Modera el periodista Rodrigo Miranda del diario La Tercera.

 

PUBLICACIONES

Teatro La Provincia