• El arte de la tinta

Del Zen al Haiku trata la nueva exposición del artista Roberto Hayashi.

Hayashi recurre a la tinta para invitarnos a conocer la gran tradición de Oriente en el uso de esta materialidad, que en sus inicios fue propagada por los monjes zen, precursores de la técnica del sumi-e.

Por otra parte, la tinta es abordada de manera singular por Hayashi como un recurso gestual. Cada movimiento corporal o gesticulación anímica queda patente en el papel o la tela sin vacilación, dado que una de sus particularidades es que no deja espacio para el arrepentimiento.

Todo surge desde un profundo estado meditativo e introspectivo para posteriormente dejar “fluir” de manera intuitiva movimientos que develan formas y contra-formas aludiendo al concepto de “Vacío y plenitud”.

“Flujo” es precisamente lo que Roberto Hayashi manifiesta en su obra. Lo que fluye es la energía vital, la consagración del instante que pasa a ser infinito ya que cada perceptor reproduce en su memoria el acto corporal que provocó esa huella.  También fluye la temporalidad, ya que sus obras son siempre contemporáneas en la medida que no son un relato literal sino poético de la naturaleza que se logra articular en cada persona de acuerdo a su relación con el entorno. De este modo es una realidad que se transforma a cada momento de enfrentarse a un nuevo observador.

Colaboradores

Chile—Japón 120 años