• GAM apoya emblemáticas causas sociales en su fachada

#NiUnaMenos, #YaNoEstanSolos y #ChileDiverso son las 3 banderas de apoyo que el edificio ha decidido visibilizar en plena Alameda.

Niños acompañados, diversidad e inclusión y no más femicidios, son las tres banderas que el centro cultural GAM decidió destacar en su fachada que mira a la Alameda.  Desde el viernes 4 de agosto, los transeúntes podrán leer el mensaje “Cultura somos todos”, con las campañas alusivas a “Lo niños ya no están solos”, “Ni una menos” y “Chile diverso”.

La acción comunicacional busca relevar tres temáticas afines a la identidad GAM que han estado presente en sus estrategias de mediación, educación y programación artística.

Para el director ejecutivo, Felipe Mella, “las instituciones culturales somos un puente entre los públicos y los artistas. En la historia de GAM siempre hemos generado proyectos que develan la preocupación de los chilenos, la contingencia social y también hemos sido testigo de las manifestaciones de la ciudadanía que recorren la Alameda. Las tres consignas las elegimos porque nos identifican en contenido y urgencia”.

El centro cultural, en sus siete años de vida, ha trabajado con temas de migración, inclusión, niños en riesgo social y diversidad; se han resaltado la obra artística de mujeres, de pueblos originarios y se han desarrollado proyectos artísticos dirigidos por personas con discapacidad física o cognitiva.

“Que el mensaje quedara dentro de GAM, no era suficiente”, comenta Ximena Villanueva, directora de comunicaciones, y agrega: “Se hizo necesario exteriorizarlo en su fachada, que es considerada un medio de comunicación natural por ser de grandes dimensiones y por estar ubicada en la avenida principal de Santiago, donde pasan marchas, celebraciones y se puede sacar el pulso social de Chile”.

“Decidimos sumarnos como voz, porque entendemos que así se hace cultura. Las revoluciones sociales son reales cuando en nuestra vida personal cambiamos nuestra actitud frente a temáticas que antes eran invisibles. La cultura debe pronunciarse y la fachada de GAM no será un testigo silencioso”, concluye Mella